PAN CHINO




La receta de hoy es espectacular, no sé cómo no los he hecho antes, me encanta la comida china y el otro día hice una cena temática. El pan chino está delicioso así que no podía faltar entre los platos del menú, hacía muchísimo años que no lo probaba, bueno, miento, no hace mucho pedimos comida china y pedí estos panes que recordaba deliciosos pero la verdad es que los probé y poco más porque estaban requemados y muy aceitosos con lo cual, esa vez no cuenta.
He encontrado esta receta en un blog culinario que se llama "bizcochuela" y me he quedado alucinando de lo riquísimos que están, de verdad, si os gustan no dejéis de hacerlos porque están de matrícula de honor.

Ingredientes:
(4 panes)

- 300 g. de harina
- 25 g. de levadura de panadería prensada o un sobre de la seca en polvo para pan
- 150 ml. de leche templada
- 1 cucharada de manteca de cerdo
- 1 cucharadita de sal
- 2 cucharadas de azúcar
















Elaboración:

Procedemos a hacer la masa de la manera habitual de cada uno. Yo coloco la leche templada en un bol, añado la levadura, la mezclo bien, a continuación la sal y el azúcar, vuelvo a mezclar y seguidamente voy añadiendo harina poco a poco hasta conseguir una masa consistente que no se pegue. Se puede hacer encima del mármol de la cocina, haciendo un volcán con la harina y poniendo los ingredientes líquidos en medio y mezclándolo todo poco a poco. Yo prefiero el bol porque se mancha menos pero eso ya es a gusto de cada uno.
Dejamos que la masa doble el volumen, para ello tardará aproximadamente una hora.
En ese momento, cogemos la masa, la boleamos un poco y la dividimos en tantas porciones como panes queramos hacer. Hacemos bolas, las estiramos con un rodillo y enrollamos la masa sobre si misma. Dejamos que suban otra vez y los cocemos al vapor. Existen vaporeras para hacer ese proceso pero yo me he buscado la vida con lo que tenía por casa. El invento a simple vista era bastante cutre pero el resultado ha sido estupendo. He cogido una olla y he puesto agua a hervir, encima le he puesto el grill del microondas, el grill lo he cubierto con un trozo de papel de horno, encima he puesto los panes con el pliegue hacia abajo y los he tapado con un bol metálico. La pena es que no he hecho foto porque estaba curioso el invento... En 30 minutos los tenemos cocidos pero nos habrán quedado muy blanquitos, así que los rematamos dorándolos en aceite de girasol bien caliente y ya los tenemos listos. Para chuparse los dedos. Probadlos.

Comentarios