EMPANADA SIN LEVADURA


Después de las vacaciones vuelvo con una receta en homenaje a Galicia, tierra donde ha transcurrido mi descanso estival para no perder las buenas costumbres.
Me he dado cuenta de que no he publicado mi receta tradicional de empanada, cuando haga la próxima espero acordarme de hacerlo. Esta receta tiene una masa diferente pero la verdad es que no por ello menos buena, es más fina y más crujiente. Tiene una ventaja y es que se hace en mucho menos tiempo porque la masa al no llevar levadura no necesita tiempo de reposo para que suba. El resultado es buenísimo. La receta la vi en un programa de TVGA, me llamó la atención y no he esperado mucho para experimentar en casa. Sale realmente buena, os la recomiendo. Yo desde luego no será la última vez que la haga. Aquí os dejo la receta.


Ingredientes:

Para la masa:

- 250 ml. de agua
- 200 ml. de aceite
- 2 cucharadas soperas de sal
- 1 cucharada de postre de pimentón dulce
- 700 g. de harina aproximadamente

Para el relleno:

- 2 cebollas grandes
- 1 pimiento rojo o verde (lo que más nos guste)
- atún (o lo que se nos ocurra, carne, pulpo, sardinas, zamburiñas, chorizo, carne, etc)
- 1 yema de huevo (para pintar la empanada)

Elaboración:

En un bol ponemos el agua y el aceite, añadimos la sal y el pimentón, mezclamos bien y a continuación vamos agregando la harina poco a poco haciendo una masa. La cantidad de harina es orientativa, se trata de ir añadiéndola poco a poco hasta formar una masa elástica y que se despegue de las paredes del bol. Esta masa no necesita enharinar el mármol para trabajar con ella, al llevar aceite no se pega nada.

Dividimos la masa en dos partes iguales y con la ayuda de un rodillo estiramos bien la masa y la colocamos en una bandeja engrasada o sobre un papel de horno.  Colocamos el relleno, que será un sofrito que habremos hecho con la cebolla y el pimiento cortando las verduras a cuadros y pochando en aceite hasta que estén blandas y el ingrediente principal elegido como relleno de la empanada, en mi caso, atún.

Estiramos la otra parte de la masa y tapamos la empanada, cerramos los bordes y pintamos con una yema de huevo para que quede brillante (este paso es opcional, va a gusto del consumidor, yo siempre lo hago)

Introducimos en el horno préviamente precalentado a unos 180º y dejamos que se dore. Yo enciendo sólo la parte de abajo del horno y cuando veo que la parte de arriba de la empanada se empieza a dorar le doy la vuelta hasta que se dora la parte de abajo también. Yo no lo hago con los dos fuegos porque se quema muy rápido y queda demasiado dura para mi gusto. De esta forma me aseguro que se haga a la misma temperatura por ambos lados y con tranquidad. La cocción tarda aproximadamente 45 minutos. Dejamos enfriar y a comer.

Comentarios