CALÇOTS EN TEMPURA


La temporada de calçots queda bastante lejos pero ahora echando un vistazo a las fotos de mi móvil me he dado cuenta de que en su día no publiqué esta receta y merece la pena ponerla porque si la verdura en tempura es algo exquisito los calçots no iban a ser menos. Así que retenerla en vuestra memoria y probarlos cuando vuelvan. Por descontado no se puede comer las mismas cantidad que cuando se comen a la brasa porque son bastante más pesados pero como os digo, son exquisitos.

Ingredientes:

- De 3 a 4 calçots por persona
- Harina de tempura
- Agua bien fría
- Sal
- Aceite para freír
- Salsa romescu para acompañar
Elaboración:

Preparamos los calçots como cualquier cebolla, le quitamos lo verde y les sacamos las capas que tienen tierra hasta que quedan blanquitos y limpitos.
Hacemos la masa de la tempura, para ello hacemos una pasta con la  harina y el agua fría. Para unos 12 calçots ponemos un par de cucharadas de harina, una pizca de sal y añadimos un chorrito de agua, unos 50 ml, aproximadamente. Hemos de obtenr una masa con la textura de una papilla líquida. Si nos pasamos de agua, siempre podemos añadir más harina y al revés.
Bañamos los calçots en la tempura y los freímos en abundante aceite bien caliente, cuando estén dorados uniformemente, los vamos retirando a un plato cubierto con un papel absorbente para que vayan soltando el exceso de aceite y ya los tenemos listos para acompañar cualquier carne o pescado.

Comentarios