TARTA DE MOJITO


Hay muchas tartas de mojito circulando por la red pero yo he seguido ésta que hizo el otro día en España Directo,  "Bizcochito", Fabián de Masterchef, uno de los programas que más me han gustado últimamente en la televisión junto con el reality de Alaska y Mario, que no tienen nada que ver con la cocina ni viene mucho a cuento pero me tienen fascinada.
A lo que íbamos, las tartas que he visto la gran mayoría lleva gelatina de limón pero en esta se cambia ese ingrediente por cuajada y como soy fan de las tartas con cuajada, no he dudado en decantarme por ella.
El sabor es sorprendente, realmente recuerda muchísimo al mojito, es muy original e ideal para hacérsela a los amantes de esta bebida. Es un postre curioso. Aquí os dejo la receta.

Ingredientes:

Para la base:

- Galletas y mantequilla (yo he usado unas palmeritas de hojaldre que llevaban unos días por aquí y nadie les hacía caso y el resultado me ha encantando porque no soy una gran amante de la base de galletas)

Para el relleno:

- 300 ml de agua
- 150 g. de azúcar moreno
- 1 chupito de ron y una cucharadita de licor de limón
- Ralladura de dos limas
- Unas ramitas de hierbabuena
- 200 g. de crema de queso
- 1 sobre y medio de cuajada

Para la gelatina:

- un preparado de gelatina de limón
- unas gotitas de colorante azul

Elaboración:

Preparamos la base, triturando las galletas y mezclándolas con la mantequilla fundida, en mi caso, palmeritas de hojaldre. Reservamos en la nevera para que vaya endureciendo.

Por otro lado en un cazo colocamos el agua, añadimos el azúcar moreno y llevamos al fuego hasta que ésta se disuelva, añadimos las ramas de hierbabuena, la ralladura de lima, el chupito de ron y el licor de limón dejamos que se haga unos 20 minutos para que infusione bien. Dejamos enfríar.

Colamos la mezcla, reservamos un vasito y mezclamos el queso y el resto del agua infusionada con la batidora. LLevamos al fuego y cuando empiece a hervir añadiremos el vaso que habíamos reservado en el que habremos disuelto la cuajada.  Esperamos a que vuelva a hervir y volcamos sobre la base de galletas que teníamos reservada.

A continuación preparamos la gelatina de limón según las instrucciones que vienen en el paquete, es decir, disolvemos la gelatina en un vaso de agua hirviendo junto con las gotas de colorante azul, mezclamos bien y añadimos otro vaso de agua bien fría.

Se puede volcar sobre tarta cuando ésta haya cuajada un poco  o hacer como he hecho yo, que la volcado en un recipiente grande cubriendo el fondo y luego cuando ha cuajado la he cortado en cuadraditos pequeños que he repartido por encima antes de servir.

Comentarios

Publicar un comentario