TARTA DE PIRULETA





Hace un par de semanas una compañera me recordó esta tarda. Hacía tiempo que había visto la receta y me gustó la idea pero no me volví a acordar hasta que mi ella me comentó que una amiga suya la había hecho y me enseñó una foto. Enseguida me hice con los ingredientes y me puse manos a la obra. La probamos en casa y nos encantó a todos así que como en la guardería de Olivia había un concurso de repostería y Olalla me insistió para que hiciéramos una tarta y participáramos, rápidamente recordé que me quedaban piruletas y tenía el resto de ingredientes en casa. Las dos nos pusimos el delantal y en un momento ya la teníamos lista. Es un tarta muy rápida de hacer y muy vistosa, además creo que tiene un sabor muy original, si tuviera que definir el sabor diría que sabe a "petit suise" de cereza, en el caso de que existieran, claro...
Por cierto, ganamos el premio en la categoría de "mejor sabor", como yo no pude ir, mis niñas y el abuelo recogieron el premio, un precioso delantal decorado por los chicos mayores del cole (Dragons i Cargols).
Olalla estaba rebosante de alegría ya que ella fue la principal promotora del hecho en cuestión. 
Ahora, sin más dilación, paso a contaros el secreto de mi éxito...

Ingredientes:

Para la base:

- Galletas y mantequilla (es lo que hice yo en este caso, utilizando unas galletas integrales del Lidl que encuentro que son las mejores para este tipo de base porque no son nada empalagosas y no le restan sabor a la tarta pero a mi gustan más poner una plancha de bizcocho)

Para la tarta:

- 6 piruletas
- 50 ml. de agua
- 1 yogur griego
- 1 medida de yogur de azúcar
- 1 chorrito de licor de piruleta (es lo que llevan la mayoría de recetas que se ven por la red, al parecer lo venden en el Carrefour pero yo tenía licor de cerezas en casa y es el que utilicé)
- 300 ml. de nata
- 6 hojas de gelatina

Elaboración:

Para hacer la base, machacamos las galletas con la ayuda de un robot de cocina o las podemos meter dentro de una bolsa y machacamos con el rodillo de cocina. Fundimos un poco de mantequilla en el micro y lo mezclamos todo. Colocamos esta mezcla en el fondo del molde presionando con una cuchara y lo metemos en el congelador para que endurezca mientras preparamos el resto de la tarta. Yo procuro hacer una capa fina, para un molde de 20 cm. de diámetro uso unas 20 galletas y una cucharada y media de mantequilla aproximadamente.

Ponemos la gelatina a hidratarse en agua fría.

Colocamos en un cazo el agua y las piruletas machacadas (yo les doy porrazos, antes de abrilas, contra el mármol de la cocina y ya se quedan hechitas polvo) y llevamos al fuego hasta que se derritan, retiramos, añadimos la gelatina bien escurrida y mezclamos hasta que quede bien integrada con el agua de piruleta.

En un bol mezclamos el yogur con el azúcar y el licor de piruleta, añadimos el agua con las piruletas y la gelatina, mezclamos bien y por último añadimos la nata montada poco a poco hasta que nos quede una crema homogénea.

Volcamos sobre la base de galleta e introducimos en la nevera hasta que cuaje, mejor de un día para otro.

Decoramos con sirope de fresa y piruletas, que es como he hecho yo, o con lo que se os ocurra: gelatina de fresa, piruleta machacada, gominolas, etc.


Comentarios