CANELONES EN HOJA DE NABIZA


 Imaginación al poder... Estas navidades hemos estado en Galicia y hemos vuelto con media plantación de grelos, los he hecho en tortilla, cocidos con patatas, como acompañamiento, en cocido que es su uso más común y están espectaculares y también los he usado como envoltorio de canalones. Están buenísimos así que aquí os dejo la receta.
Se pueden envolver en cualquier verdura de hoja grande, yo los suelo hacer con col pero se puede utilizar col kale, berza o lo que se nos ocurra.

Ingredientes:

- Hojas de naviza de grelo (tantas como canelones queramos hacer)
- Carne de ternera y pollo rustido (es el relleno que hice yo pero se puede utilizar cualquier carne que nos guste).

Para la bechamel

- Caldo de verduras
- 1 par de cucharadas de harina
- 1 cucharadita de cebolla picadita
- 1 nuez de mantequilla
- Aceite de oliva
- 1 pizca de nuez moscada

Elaboración:

Rustimos la carne como tengamos costumbre, yo la hago con ajo, cebolla, zanahoria y puerro, todo cortado en trozos grandes, a fuego lento un par de horas con un poco de agua hasta que esta se evapora y la carne está bien tierna. Trituramos el guiso añadiendo un poco de caldo de verduras con la batidora y ya tenemos listo el relleno.

En una olla ponemos agua a hervir, escaldamos las nabizas habiéndolas lavado bien antes y las escurrimos bien.

Estiramos bien las hojas y en el centro colocamos un poco de relleno, envolvemos con la hoja de grelo y vamos colocando en una fuente refractaria hasta que acabamos el relleno y las hojas.

Bechamel:

Ponemos en una sartén un chorro de aceite y la nuez de mantequilla, añadimos la cebolla bien picadita y la hacemos hasta que se vuelva transparente. Añadimos la harina y la tostamos, es importante que la harina esté bien tostada para que no sepa a crudo y que no se nos tueste demasiado para que no coja sabor a requemado. Vamos añadiendo el caldo de verduras y removiendo poco a poco hasta que tenga la consistencia deseada, si os gusta más o menos espesa. Es mejor que quede un poco más líquida ya que en el horno siempre coge un poco más de espesor.

Volcamos la bechamel sobre los canelones e introducimos en el horno precalentado a 200 grados durante unos 15 minutos. Les podemos añadir queso por encima y gratinar pero yo este tipo de canelones, los prefiero sin queso. Sevimos calentitos.

Comentarios