EMPANADA INTEGRAL DE ESPINACAS Y QUESO DE CABRA


Como buena hija de gallega y asturiano, la empanada no falta en mi cocina y esta vez la he hecho dedicada a mí misma. He cambiado la harina normal por la integral y el relleno lo he hecho con espinacas y queso de cabra. Como he dicho, me la he dedicado a mí y ha sido a mí a la que más le ha gustado, de hecho aún tengo congelada y voy ahora mismo a sacarme un trocito para mañana antes de que se me olvide...
Ahí va la receta.

Ingredientes:

Para la masa:

- 2 vasos de agua
- 1 sobre de levadura de panadero
- harina integral (la que admita, unos 700 g. aproximadamente)
- 1 cucharada sopera de sal

Para el relleno:

- 1 cebolla
- 1/2 pimiento rojo
- 2 bolsas de espinacas lavadas o 1 par de manojos
- 1 rulo de queso de cabra

Elaboración:

Primero hacemos la masa, para ello templamos el agua y volcamos en un bol grande en el que podamos hacer el amasado. Añadimos la levadura y la mezclamos bien con el agua, añadimos la sal y disolvemos. A continuación vamos añadiendo harina poco a poco hasta formar una masa con consistencia. La masa está lista cuando se despega bien de las paredes y ya casi no se nos pega a las manos. Hacemos una bola remetiendo los bordes hacia dentro y tapamos con un paño limpie. Dejamos que doble su volumen. Se puedes hacer un volcán con la harina e introducir los líquidos en medio pero este sistema considero que es más limpio para luego emprender la tarea de dejar todo tal y como estaba antes del zafarrancho.

Para hacer el relleno, ponemos en una sartén un poco de aceite y añadimos la cebolla picadita junto con el pimiento, cuando la cebolla esté transparente, añadimos las espinacas tal cual vienen de la bolsa y las dejamos que se hagan con el vapor que suelta la cocción. Cuando están hechas apagamos el fuego y montamos la empanada.

Dividimos la masa en dos partes. Estiramos una de las mitades y la colocamos sobre una bandeja de horno previamente engrasada o con papel de hornear. Repartimos el relleno, tanto las espinacas como el queso de cabra cortado a rodajas, estiramos la segunda mitad y la colocamos sobre el relleno, cerramos los bordes de la empanada e introducimos en el horno previamente precalentado a 180º. Podéis poner el horno arriba y abajo, yo en el mío pongo la parte de abajo y en media hora le doy la vuelta a la empanada porque si pongo el de arriba se me tuesta demasiado para mi gusto pero esto es cuestión de cada aparato. Cuando la tengamos doradita por la dos partes, esperamos un poco no vayamos a sufrir quemaduras y ya la podemos engullir.

Comentarios