BIZCOCHO DE CHOCOLATE


Este bizcocho lo hice por primera vez para celebrar el cumpleaños de Olivia con sus compañeros del cole y fue todo un éxito y por ello lo he vuelto ha repetir en varias ocasiones. Hoy por ejemplo lo he llevado a una "calçotada" y según los allí presentes el postre no estaba mál del todo... No han quedado ni las migajas.  El bizcocho es suave y con un intenso sabor a cacao y con el frosting de cacao hace una combinación perfecta y adictiva. Os dejo la receta.

Ingredientes:

- 4 huevos
- 180 g. de azúcar
- 1 sobre de azúcar avainillado (opcional)
- 200 g. de chocolate para postres
- 200 ml. de nata
- 100 ml. de aceite de girasol
- 50 g. de maizena
- 200 g. de harina
- 1 sobre de levadura química
- 1 pizca de sal

Para el betún:

- 1 taza de mantequilla
- 2 tazas de azúcar glas
- 3/4 taza de cacao en polvo
- 1 cucharada de esencia de vainilla
- 1/4 de taza de leche entera
- 1 pizca de sal


Elaboración:

Batimos los huevos con el azúcar, a continuación añadimos la nata y el aceite y mezclamos bien.
Fundimos el chocolate al baño maría o en micro y agregamos a la mezcla anterior.
En otro bol mezclamos los ingredientes sólidos (la maizena, la harina, la levadura y la sal) y lo añadimos a la mezcla líquida poco a poco.
Volcamos la mezcla dentro de un molde engrasado y enharinado. Con estas cantidades sale un bizcocho majo, el mío era un molde cuadrado de unos 25x15 cm. Introducimos en el horno previamente precalentado a unos 180º y cocemos durante aproximadamente unos 30 minutos. Estará listo cuando al pincharlo con una aguja, esta salga seca. Hay que ir vigilándolo porque no todos los hornos son iguales y los tiempos nunca son matemáticos.

Dejamos enfriar el bizcocho y preparamos el betún para ello batimos bien la mantequilla, que tendremos a temperatura ambiente, añadimos el azúcar, mezclamos bien, a continuación añadimos el cacao, mezclamos, añadimos  la leche la vainilla y la sal y ya tenemos el frosting.

Cortamos el bizcocho por la mitad, rellenamos con la crema de cacao, cubrimos y alisamos todo lo bien que podamos, es un bizcocho que se desmiga bastante así que hay que ir con cuidado. Adornamos al gusto, en mi caso con unas bolitas de chocolate blanco y negro y ya tenemos listo nuestro exquisito pastel de chocolate.

Comentarios