TARTA ALASKA


Hoy una tartita que se hace enseguida y que está deliciosa, es una combinación de helado de diferentes sabores, recubierta de un merengue suizo quemado con soplete. No tiene ningún misterio, lo único que nos dará un poco de trabajo es hacer el merengue pero merece la pena probarla.

Ingredientes:

- Helados de diferentes sabores al gusto
- Plancha de bizcocho

Para el merengue:

- 3 claras de huevo
- 100 g. de azúcar
- Azúcar avainillado
- 1 pizquita de sal para montar las claras

Elaboración:

Sacamos los helados del congelador una media horita para que ablanden y sea más fácil manejarlos. Forramos el molde con film transparente para luego poder desmoldarlo sin problemas, yo he utilizado un bol semiesférico. Colocamos los helados, primero una capa y luego la siguiente, yo he elegido un helado de 3 chocolates y otro de dulce de leche. Colocamos la plancha de bizcocho que hará de base, tapamos con film transparente y llevamos al congelador para que endurezca.
Un poco antes de servir preparamos el merengue,  yo he hecho un merengue suizo, para ello he colocado las claras en un recipiente al baño maría con una pizca de sal, con la batidora eléctrica se montan a punto de nieve, se le añade un poco de azúcar avainillado y el azúcar normal y se sigue montando durante unos 10 minutos más aproximadamente hasta que esté bien firme.
Desmoldamos la tarta y la cubrimos con el merengue, con la ayuda de un soplete de cocina la tostamos y ya estará lista para servir.

Comentarios