TARTA POP CAKE


Esta es la tarta que le hice a Olalla para celebrar su cumpleaños en familia. Es una nueva idea de rellenar tartas. En lugar de partir el bizcocho y rellenarlo, lo llenamos de agujeros como si fuera un queso gruyere y luego rellenamos esos agujeros con lo que más nos guste. Parece que el invento es americano y personalmente me ha gustado mucho, me da la sensación de que el bizcocho se humedece más así de esta forma. Yo lo he rellenado con nata, me hubiera gustado alternar la nata con la crema pastelera pero como tenía que congelarlo me quedé sólo con la crema. La idea la he cogido del blog "jugando en mi cocina". El bizcocho va recubierto de toffee que ni os imagináis lo bueno que está, sabe igual que los caramelos esos marrones blanditos. La dueña del blog, además le añade un baño de chocolate que he omitido para disfrutar plénamente de la salsa de toffe. Como podéis ver, la decoración es bien fácil, después de mirar y mirar, encontré un sitio aquí en Barcelona que te imprimen obleas de papel de arroz (de eso es la mía) o de papel de azúcar con el dibujo o foto que quieras. Yo como podéis ver elegí un dibujo de Frozen que causó sensación. Si os interesa el sitio se llama WARÄO y está en la calle Castillejos.

Ingredientes:

- Bizcocho base para tartas
- Nata montada

Para la salsa de toffee:

- Azúcar
- Nata

Elaboracíón:

Cogemos el bizcocho y lo agujereamos con un descorazonador de manzanas o con lo que tengamos, yo lo he hecho con el aro más pequeño de un juego de cortapastas circulares.
Rellenamos de nata o de lo que se nos antoje. Repartimos una capa de nata por todo el exterior de la tarta también. En este momento, se congela la tarta y cuando está congelada le ponemos la salsa de caramelo.

Para hacer la salsa hacemos un caramelo con el azúcar, le vamos añadiendo nata y removiendo hasta que nos quede una crema con la consistencia deseada para cubrir la tarta, más o menos como un dulce de leche. Las proporciones son un poco a ojo, yo hecho unas cuantas cuchadas de azúcar en el cazo y cuando el caramelo coge un tono marrón clarito, añado la nata poco a poco y remuevo hasta que coge el espesor deseado. Tampoco se puede abusar de la salsa porque es muy dulce. Ponemos una capa por encima

Ya tenemos la tarta lista, y la decoramos como se nos ocurra. Yo he utilizado la oblea y crocanti de almendra. Se puede volver a meter en el congelador hasta el momento de servir si queremos.

Comentarios