PHOSKITOS


La receta la he sacado del blog de "Kanela y Limón"  es una imitación y por llamarle de alguna manera porque  los Phoskitos son los Phoskitos pero este postre aparentemente es igualito y el sabor no os voy a decir que es el mismo, pero sí que ha sido todo un descubrimiento, en menos de 15 días ya he hecho la receta dos veces, nos ha encantado, especialmente a mi hija, la más crítica de todos y con la sinceridad propia de sus 5 años. Unos rollitos francamente deliciosos y caseros, caseros, eso es indiscutible. Os dejo la receta y os la recomiendo cien por cien.

Ingredientes:

Para la plancha de bizcocho:

- 4 huevos
- 50 ml. de leche
- 50 ml. de aceite de girasol
- 80 g. de harina
- 100 g. de azúcar
- 1 sobre de azúcar avainillado

Para el relleno:

- 100 ml. de nata montada
- 80 g. de leche condensada
- 1 cucharada de miel

Cobertura de chocolate:

- 200 g. de chocolate con leche (puede ser fondant pero yo he probado los dos y recomiendo el que lleva leche)
- 50 ml. de agua
- 25 g. de mantequilla

Elaboración:

  Bizcocho:

Separamos las yemas y las claras de los huevos.
En un bol mezclamos con la ayuda de unas varillas, las yemas, la leche, el aceite, una cucharada de azúcar, el aroma de vainilla y la harina previamente tamizada.
Por otro lado montamos las claras con una pizca de sal, añadimos el resto de azúcar y seguimos mezclando.
Añadimos las claras a la mezcla anterior cuidadosamente con movimientos envolventes y volcamos en una bandeja de horno donde habremos colocado una hoja de papel de horno. Repartimos bien la mezcla por toda la bandeja, que nos que 1 o 1,5 cm de espesor. Introducimos la bandeja en el horno préviamente precalentado y dejamos que se haga durante 10 o 15 minutos, a unos 180º. Vigilamos porque cada horno es diferente. Ha de quedar de un color clarito, con cuidado de que no se nos queme.

Colocamos la plancha de bizcocho sobre un trapo limpio con la parte que estaba pegada al papel, pegada al trapo, lo enrollamos y dejamos enfriar.

Crema:

En un bol mezclamos la nata montada, la leche condensada y la cucharada de miel.

Cobertura:

En una olla mezclamos el chocolate con la mantequilla y el agua, lo llevamos al fuego y cuando el chocolate se funda lo colocamos en una jarra y dejamos que se temple.

Montaje:

Estiramos la plancha de bizcocho, untamos con la mezcla de relleno y enrollamos como si fuera un brazo de gitano.
Cortamos rodajas de unos dos centímetros y colocamos sobre una rejilla, los bañamos con el chocolate por un lado, metemos en la nevera para que la cobertura vaya solidificando. Les damos la vuelta, bañamos por el otro lado, dejamos enfriar y listos.

Dan  un poco de trabajo pero el resultado merece la pena.

Comentarios

  1. que buenos, yo también hice los phoskitos, me encantaros, fueron vistos y no vistos, y como dices, caseros, que auqneu igual es muy dicificil que sepan, pero al ser caseros compensa, además a mi me gustan más!

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que están buenísimos, a mí me sorprendieron muchísimo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario