TARTA DE MÚSICO


"Un músico" es un postre típico de Catalunya que consiste en un platito lleno de frutos secos variados y acompañados de una copita de vino dulce tipo Moscatel, la verdad es que el postre no tiene mucho misterio y tiene poco de dulce. Se dice que el nombre le viene de que era un plato que se les ofrecía a los músicos que iban a tocar por los pueblos porque era algo que podían ir picando sin ensuciarse demasiado las manos, también dicen que recibe este nombre porque era lo que podían comer los músicos cuando actuaban entre actos porque no les daba tiempo a hacer una cena consistente.
Hoy en día este plato ha derivado en un postre que o bien puede ser un bizcocho coronado con una variedad de frutos secos al gusto o bien en una masa cubierta con un relleno de crema o cabello de ángel adornada con los frutos secos, que es la opción que a mí más me gusta y que subiré a continuación.

Ingredientes:

- Una plancha de masa brisa (también sirve una masa de hojaldre)
- Crema pastelera o relleno al gusto
- Frutos secos variados
- Almíbar para pintar (agua más azúcar). Yo he utilizado unos sobres para pintar tartas que venden en el Lidl y que se preparan con un poco de agua y azúcar y que dan mucho brillo.

Elaboración:

Extendemos la masa brisa sobre el fondo y los laterales de un molde plano, rellenamos la crema pastelera que haremos casera o bien siguiendo las indicaciones de algún sobre de preparado especial para flanes y cremas.
Colocamos por encima los frutos secos e introducimos en el horno previamente precalentado a 200º. En cuanto la masa brisa esté doradita retiramos del fuego y pintamos con el almíbar o con el preparado para pintar tartas. Dejamos enfriar a temperatura ambiente y lista para comer.

Comentarios

Publicar un comentario